Cuando la inserción de una vía intravenosa parece imposible

April 18, 2018

Cualquier profesional médico con experiencia en hospitales es consciente de lo importante que puede ser un acceso periférico intravenoso. Administrar líquidos y medicación a un paciente gravemente enfermo o herido puede aumentar o disminuir la eficacia de su tratamiento.

En el mejor de los casos, un paciente con venas difíciles a la hora de insertar una aguja supone un problema que implica varios pinchazos (con aumento de dolor tras cada intento), frustración y nerviosismo del equipo médico, y un retraso en el tratamiento. En el peor, puede suponer complicaciones médicas a medida que la deshidratación empeore y la posterior necesidad de una vía venosa central, que si bien es muy efectiva, conlleva una serie de riesgos.

Un paciente puede presentar estas dificultades por distintos motivos, como deshidratación, antecedentes de drogadicción por vía intravenosa u obesidad. Los bebés prematuros o con bajo peso son pacientes especialmente complicados a la hora de un acceso periférico intravenoso normal, debido al pequeño tamaño de sus venas. Dada la necesidad y prevalencia de las vías venosas como parte de un tratamiento, no es de extrañar que cualquier solución que simplifique el acceso intravenoso se adopte con entusiasmo casi en cualquier situación.

 

En el Hospital Liverpool de Nueva Gales del Sur, en Australia, es precisamente lo que están haciendo: aplicar la inserción intravenosa guiada por ecografía en pacientes que presentan estas dificultades. En otros hospitales de la zona se está adoptando un nuevo protocolo liderado por el Dr. Evan Alexandrou con el fin de limitar el número de intentos fallidos de inserción intravenosa.

En un artículo publicado en 2016 en BMC Nursing, el Dr. Alexandrou comentaba que se derivaron 379 pacientes al equipo de apoyo clínico después de las horas de trabajo para la inserción de un catéter con la guía ecográfica. En su análisis halló que, en el 93 por ciento de los casos, la enfermera era capaz de insertar con éxito un catéter en el primer intento. Asimismo, descubrió que la puntuación media del dolor descendía del 7 sobre 10 sin ecografía al 2 sobre 10 tras la derivación.

Continúe leyendo en el Sydney Morning Herald.

 


Más información sobre SonoSite SII

Los anestesistas regionales han acogido el SonoSite SII con entusiasmo para la visualización de nervios y la anatomía vascular mientras realizan un bloqueo regional nervioso. Descubra cómo la calidad mejorada de imagen y los controles táctiles de pantalla, junto con los preajustes de examen del sistema nervioso para un escaneo rápido hacen del SII la elección perfecta para los anestesistas

Compartir