Un ecógrafo SonoSite en una aldea africana

January 07, 2020

El Dr. Steven Boutrus, médico de urgencias, ha tenido la amabilidad de escribir este artículo para Fujifilm SonoSite sobre su experiencia con los ecógrafos durante una misión médica para Grace Dental and Medical Missions.

Boïffo es una aldea en el extremo norte de Benín, en África Occidental. Se trata de una aldea agrícola típica de esa región, compuesta por casas de paredes de adobe densamente agrupadas en el centro de la aldea, rodeadas por varios kilómetros de tierras de cultivo en todas direcciones. No cuenta con servicios públicos como electricidad o agua corriente y la única presencia gubernamental es el jefe de la aldea. La región está salpicada de aldeas similares separadas por docenas de kilómetros en cualquier dirección, excepto al oeste, donde a menos de ocho kilómetros de distancia hay un parque nacional en el que siguen viviendo en libertad elefantes, leones e hipopótamos.

Pero hay algo que diferencia a Boïffo de las demás aldeas. En el Centro de Salud Evangélico Baptista de Boïffo se encuentran el único médico y su ecógrafo a una hora en coche. Soy médico de urgencias estadounidense titulado y me desplacé a Boïffo en 2017 con mi esposa Katrina (que es enfermera) para ayudar a los sanitarios locales de Benín a abrir el único centro de salud de la aldea y para formarlos en la atención a las personas de la región. Incluso el hospital de referencia regional del gobierno en la ciudad de Malanville envía a sus pacientes a Boïffo para realizarles exploraciones ecográficas y radiológicas. Los pacientes llegan hasta allí a pie y en bicicleta, moto o taxi desde todas direcciones para recibir asistencia médica y servicios de diagnóstico por imagen. Nuestro SonoSite M-Turbo es con mucha diferencia el equipo médico de diagnóstico por imagen más usado de Boïffo y mejora diariamente la calidad de los cuidados ofrecidos a muchos de los pacientes. 

Uno de esos pacientes es Esta, una joven que vive con su marido y sus hijos en la cercana aldea de Guéné. Llegó un día temprano al centro de salud con dolor en la parte baja del abdomen y sangrado vaginal, diciendo que estaba embarazada de cuatro meses. Como aquí la malaria es la causa más frecuente de dolor abdominal y aborto, nuestro personal le realizó una prueba de malaria, que dio positiva, y empezó un tratamiento contra la enfermedad. Sin embargo, esta joven parecía más enferma que otros aquejados de malaria y por eso me pidieron que la examinase. 

Inmediatamente percibí que su presión sanguínea era un poco más baja de lo normal, pero su exploración abdominal no aportó respuestas claras. “Vamos a ver si está teniendo un aborto”, les dije en francés mientras acercaba el ecógrafo a la cama de la paciente. En la pantalla del ecógrafo vi la causa de sus síntomas. El útero estaba vacío y el abdomen estaba llenándose de sangre. Inmediatamente lo reconocí como un embarazo ectópico roto, una urgencia con riesgo de muerte que causa un sangrado incontrolable en el abdomen y que requiere una cirugía inmediata.

Recuerdo bien lo difícil que fue explicar a esa joven y a su familia que tenía algo más grave además de la malaria, y que la ecografía indicaba claramente que había que operarla de urgencia para salvarle la vida. Agradezco poder contar que dieron el consentimiento y la cirugía fue un éxito y que ahora está de vuelta en casa con su familia en buen estado de salud. La ecografía nos ayudó a evitar habernos centrado en exceso en su malaria y pasar por alto la verdadera urgencia que causaba sus síntomas.

Dr. Steven Boutrus

Aunque FUJIFILM SonoSite, Inc. apoya la mejora de la asistencia sanitaria a nivel mundial, no patrocinamos oficialmente a ninguna de las instituciones ni organizaciones que se mencionan o se enlazan en nuestra página web sobre salud global.

Compartir