Inmersión profunda con POCUS: ecografía y descompresión del buzo

August 12, 2020

Costantino Balestra, profesor de Fisiología en la Haute Ecole Bruxelles-Brabant de Bélgica, utiliza los ecógrafos en el punto de atención (POCUS) en unos entornos que no podrían distar más del típico entorno hospitalario. Su experiencia se centra en estudiar los efectos de las condiciones extremas en el cuerpo humano, como son la temperatura, la altitud y la presión ambiental de los océanos profundos.

Una de sus áreas de investigación se ha centrado en analizar la formación de embolias gaseosas vasculares (EGV) en los buzos que resurgen de profundidades a altas presiones. Si bien la presencia de esas burbujas de aire en el corazón es una reacción fisiológica normal en entornos hiperbáricos, la EGV puede bloquear o distorsionar los vasos sanguíneos y desencadenar respuestas inflamatorias asociadas, lo que conlleva el síndrome de descompresión. La EGV puede cuantificarse mediante ecografías Doppler y ecocardiografías precordiales; cuanto mayor sea el número de burbujas, más probable es que se produzca el síndrome de descompresión. El Dr. Balestra nos habla sobre su investigación:

“Se ha llevado a cabo muy poca investigación sobre la EGV después de inmersiones profundas, por lo que ahí es donde hemos centrado nuestros esfuerzos en los últimos años. Comenzamos observando la presencia de burbujas de gas que se forman en el corazón cuando un buzo comienza un ascenso, con la esperanza de que si entendíamos más sobre cómo y por qué se forman podríamos influir en los algoritmos de descompresión que se utilizan para controlar la seguridad. Llevamos a cabo exámenes en la embarcación, cuando el buzo regresa a bordo y posteriormente a intervalos regulares. Para inmersiones más profundas de alrededor de 75 o 100 metros, la mezcla de gases que necesita en su tanque es diferente a cuando solo bucea a 30 o 40 metros. En inmersiones de profundidad media se usa una mezcla de oxígeno y nitrógeno, pero para inmersiones más profundas existe el riesgo de que esta mezcla provoque una toxicidad neurológica. Por lo tanto, se introduce un tercer gas, el helio, como gas primario. Se sabe muy poco acerca de la formación de la EGV cuando los buzos han estado usando helio en esta proporción de trimix”.

En su último viaje de investigación, el Dr. Balestra hizo que un equipo de cuatro buzos realizara una inmersión de saturación de 28 días en el Mar Rojo, a profundidades de entre 120 y 140 metros, utilizando el gas trimix. Los buzos estuvieron bajo el agua durante seis horas al día. Las presiones a esa profundidad son equivalentes a 11 veces la presión atmosférica. Bajo el agua, tanto los buzos como el ecógrafo Sonosite que llevaban a bordo tuvieron que enfrentarse a unas condiciones extremas idénticas, ya que los buzos se enfrentaron a unas condiciones muy duras, al igual que el ecógrafo Sonosite utilizado a bordo, como explica el Dr. Balestra:

“En mi ámbito de trabajo, necesito un instrumento muy resistente que pueda funcionar bien en cualquier entorno, ya sea en condiciones arenosas y desérticas, ambientes extremadamente fríos o en una superficie inestable, como la de una embarcación. Mi investigación depende de tener un sistema de ecografía fiable que pueda llevar a cabo su trabajo sin problemas. Necesito imágenes de alta calidad para ver y contar con precisión la EGV, así como una batería adecuada que pueda aguantar el tiempo suficiente para hacer todas las mediciones necesarias. Tiene que ser un sistema compacto y ligero para usarlo en una embarcación llena de gente, y ser capaz de resistir a golpes y caídas frecuentes. Ahora que hemos comprobado que los dispositivos Sonosite están a la altura de estas rigurosas necesidades, no hace falta buscar más”.

La investigación del Dr. Balestra ha arrojado luz sobre lo compleja que es la formación de EGV en buzos individuales y sobre el riesgo asociado de padecer el síndrome de descompresión. Nos explica que no existe una ecuación simple para saber quién experimentará ese síndrome después de una inmersión profunda:

“Nuestros estudios en el Mar Rojo respaldan la idea de que existe una variación individual en la presencia de EGV y una gran variabilidad según la edad, el estado físico, así como el tipo y la frecuencia de las actividades físicas realizadas. Nuestros resultados siguen mostrando que la EGV influye en el riesgo de padecer el síndrome de descompresión y abre nuevas posibilidades para los algoritmos de descompresión al considerar la susceptibilidad, el estilo de vida y el ejercicio reciente individual del buzo para predecir el nivel de EGV durante y después de la descompresión”.
Compartir