Historias de los usuarios: Llevando la ecografía hasta Mongolia

January 12, 2015

Ingrid Yuile, formadora acreditada en ecografía y médica ecografista con siete años de experiencia en exploración ecográfica en hospitales y clínicas privadas de todo el país, llevó sus conocimientos y un ecógrafo SonoSite EDGE a las estepas de Mongolia y descubrió un país lleno de belleza y complejidad. Esta es su historia:

"En junio de 2015, junto con otros 8 intrépidos médicos de urgencias, comenzamos a enseñar medicina de urgencias a los médicos mogoles a través de distintas disciplinas. Desde 2001 se ha forjado una estrecha relación entre anestesistas mongoles y australianos, cuando el Dr. David Pesod representó a Australia por primera vez en una conferencia sobre anestesia. 

Con el paso de los años, los voluntarios australianos han proporcionado formación de calidad en obstetricia y ginecología, pediatría, cirugía y medicina de urgencias. Según tengo entendido, este es el primer año que se utiliza un ecógrafo para enseñar técnicas específicas de ecografía en el punto de atención. Tras varios meses preparando charlas, organizando el material, consiguiendo los visados y leyendo innumerables correos electrónicos, el grupo estaba listo para ir. Estaba encantada de formar parte de un equipo de urgencias iniciales (IEC por sus siglas en inglés) junto con los doctores de FACEM Simon Smith, Wolfang Merl, Mark Putland, Robyn Parker, Luigi Marino, Ben Delaney, Rob Melvin y Peter Jordan. Nos invitó la Sociedad de Anestesistas de Mongolia para que enseñáramos atención de urgencias vitales.

Mongolia

Mongolia es un lugar fascinante. Limita con Rusia por el norte y con China por el este, sur y oeste. Con una historia tumultuosa desde Gengis Kan hasta el colapso de la Unión Soviética, Mongolia ha sido testigo de una buena parte de los conflictos. Es el país menos poblado del mundo, con 3 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente el 40 % vive en la capital, Ulán Bator. La mayoría de las personas que vive en las zonas rurales conserva su estilo de vida nómada o semi nómada y, aunque la economía sigue dependiendo de la agricultura y la ganadería, en los últimos 15 años se ha producido un auge en la industria minera.

 

Servicios sanitarios en Mongolia

Mongolia se divide en 21 provincias (aimags) que a su vez se dividen en 329 distritos (soums). Los servicios sanitarios se ofrecen en los hospitales nacionales, provinciales y de distrito. Volamos todos juntos a Ulán Bator, donde nos dividimos en 2 grupos. Uno se puso en marcha hacia Dundgovi, mientras que mi equipo fue destinado a Khovd, en el extremo oeste del país. Antes de volar a Khovd, pasamos 2 días en la capital. Nos enseñaron muy amablemente el principal hospital de Ulán Bator, que se había puesto en funcionamiento hacía solo seis semanas. El servicio de urgencias atendería entre 60 y 100 pacientes al día. Fue fantástico ver su zona de triaje, la completa sala de urgencias con un ecógrafo de mano y la unidad de cuidados intensivos con varios ecógrafos portátiles. Por muy impresionantes que fueran los servicios, aún hay mucho que mejorar. Por ejemplo, la vitamina C para tratar la infección (un vestigio de la antigua formación médica rusa) y las puertas y ventanas abiertas en la unidad de cuidados intensivos. ¡Imagínese colocar una vía femoral al lado de una puerta que lleva a la calle! A los médicos jóvenes que trabajan intensamente para implementar la práctica médica basada en pruebas les resulta muy difícil enfrentarse a los médicos de mayor edad, que se mantienen firmes en sus métodos. La medicina de urgencias en Mongolia se encuentra en sus comienzos, donde los anestesistas prestan la mayor parte de la asistencia en medicina intensiva. Sin embargo, ha comenzado un programa de residencia de 2 años para formar a 12 médicos en Ulán Bator, así que el cambio está en marcha.

Vida nocturna en Ulán Bator

Tras la visita al hospital, los que aún estábamos en Ulán Bator quisimos visitar la ciudad. Nos dirigimos al monasterio budista de Gandantegchinlen, arriesgando la vida cada vez que cruzábamos una calle. Luego nos pasamos por los grandes almacenes estatales para adquirir algunos recuerdos, y por último fuimos a la plaza Gran Gengis Kan con sus estatuas. Por la noche fuimos a ver un espectáculo cultural para experimentar las maravillas del canto armónico mongol, un animado baile con una clara influencia cosaca, una variedad de instrumentos tradicionales y una actuación digna de un magnífico contorsionista. Al día siguiente nos reunimos temprano con los traductores, los anestesistas Tsolmon Begzjav y Enkh-Amgalan Dorjbal y nos dirigimos al aeropuerto internacional Gengis Kan. Tras tres horas en un avión de hélice con un baño sin cadena, llegamos a Khovd. 

Khovd

Khovd es una provincia con 84000 habitantes. 30000 viven en la ciudad de Khovd y el resto está repartido por los 18 distritos. Khovd se sitúa a 1395 metros sobre el nivel del mar, a la altura de algunos de los complejos de nieve de Falls Creek. Tiene un clima desértico frío con precipitaciones anuales supuestamente mínimas. Sin embargo, llovió todos los días que estuvimos allí. Afortunadamente, se despejaba todas las tardes y el sol no se ponía hasta las 10 pm, por lo que siempre disfrutamos de horas de luz. Los habitantes locales estaban muy agradecidos por haber llevado con nosotros la lluvia desde Melbourne y nos dijeron que si no se beneficiaban de la formación, al menos lo harían de la lluvia. 

El hospital de Khovd

El hospital de la provincia de Khovd está catalogado como de nivel 2+. Cuenta con unas instalaciones impresionantes: triaje, una sala de urgencias con 2 camas, una unidad de cuidados intensivos con dos camas, una unidad de hemodiálisis, un banco de sangre, laboratorio de análisis clínicos, rayos X y ecografía. Organizamos un programa de 3 días repletos de conferencias y talleres dirigido a un grupo de 24 especialistas médicos, entre los que se incluyen anestesistas, médicos de atención primaria, enfermeras, un radiólogo y un ecografista. Dar esas charlas con la ayuda de un intérprete fue una experiencia interesante, al igual que acostumbrarse a la hora de Mongolia, que parecía la de Fiji. Los médicos de mi equipo trataron una serie de temas de la medicina de urgencias muy amplio y yo enseñé eFAST y técnicas de guía de la aguja. Estoy muy agradecido por el generoso apoyo de SonoSite al prestarnos un equipo portátil Edge. Poder disponer de este dispositivo para las sesiones de formación tiene un valor incalculable. Habría resultado imposible enseñar en un equipo antiguo del hospital, con solo un transductor curvo y en el que la profundidad, el enfoque, la ganancia y cineloop no funcionan. Afortunadamente, poco a poco, se van reconociendo las ventajas de un ecógrafo en el punto de atención y estos modernos dispositivos van llegando (normalmente por medio de donaciones) a las provincias. En este momento, todo lo que necesitan es más formación y mucha práctica. Los equipos portátiles pueden suponer un gran impacto en el ámbito de las urgencias, donde un diagnóstico rápido facilita el manejo del paciente, mejorando potencialmente el pronóstico. Cuando se domine la técnica de guía de la aguja, se puede utilizar para ayudar en muchas intervenciones, mejorando la precisión y la seguridad de los procedimientos invasivos.

 

Vida nocturna en Khovd

Los médicos locales recibieron calurosamente a mi equipo de IEC y nos llevaron en una antigua furgoneta rusa con la que se notaba cada bache de las carreteras de Khovd. Nos invitaron a cenar en la sala de guardia del hospital, al karaoke cerca de nuestro hotel y a vodka y cerveza en cada ocasión. Resultó muy agradable recorrer el paisaje alrededor de la ciudad desde donde pudimos contemplar el aislamiento de esta provincia con su entorno, plano y árido, y las colinas en el horizonte. Una noche nos llevaron durante 1,5 horas en un 4x4 a las colinas y cenamos con los padres del conductor de la ambulancia del hospital provincial. Llevan una vida nómada tradicional cuidando ovejas, cabras, vacas y trasladando su yurta cada tres meses aproximadamente. Disfrutamos de un entrante a base de quesos variados (sobre todo quesos de yak o cabra) y una copa de bienvenida de whisky. Nuestros anfitriones prepararon estofado de cordero para cenar y nos sentimos muy "paleo" comiendo directamente del hueso. Tras una breve pausa y un paseo al aire libre para hacer unas fotos, tomamos un postre de yogur de leche de cabra. La hospitalidad de esta humilde familia nos ha marcado y llevamos a Mongolia en nuestros corazones.

Por las zonas rurales

Tras completar el programa formativo de tres días, nos aventuramos a visitar el hospital rural de Khovd soum. Está región está habitada por unas 3400 personas y dispone de 24 profesionales sanitarios, 3 de los cuales son médicos. Normalmente el invierno es el momento de mayor demanda debido a las enfermedades respiratorias y las intoxicaciones por monóxido de carbono, muy habituales por los fuegos en las yurtas, sus casas tradicionales. Aunque la tasa de vacunación de los recién nacidos es del 100 %, resulta difícil realizar un seguimiento de la población nómada. En el momento de nuestra visita, en la sala de enfermedades infecciosas había 6 pacientes con sarampión. Este equipo son los médicos de atención primaria en casos de traumatismos locales, como accidentes de tráfico, caídas desde caballos o desde un terreno rocoso. El hospital de distrito poseía un antiguo GE Logiq A1 enterrado en su sala de atención materna junto con un bote de gel con costra, lo que demuestra que no se usa muy a menudo. La médico de guardia estaba deseando aprender las cuatro vistas FAST, así que Tsolmon, nuestro traductor, modelaba y traducía las direcciones mientras yo le ayudaba a encontrar una buena ventana ecográfica. Creo que se ha hecho un hueco en la sala de urgencias para este pequeño equipo y espero que lo estén usando bien. 
A veces, algunos médicos se encuentran en situaciones para las que no tienen el material necesario o la suficiente experiencia. Cuando esto sucede, llaman al hospital provincial solicitando consejo. Pueden ofrecer asistencia por teléfono o, en casos extremos, enviar un equipo médico para atender a un paciente inestable que no puede ser trasladado al hospital provincial. Las distancias y la falta de medios de transporte en esos lugares hacen que dar un diagnóstico de forma rápida y precisa sea crucial para que el paciente reciba atención médica adecuada. Es muy fácil comprobar la utilidad de un ecógrafo en manos de un técnico competente en esta situación. 
Tras almorzar y compartir una botella de Chardonnay mongol con el director de servicios médicos en su oficina del hospital del distrito, volvimos a Khovd y preparamos el vuelo a Ulán Bator. Con el trabajo hecho, llegó el momento de unirse al equipo de Dundgovi para compartir historias durante el viaje de vuelta a Melbourne.


Reflexiones

Los médicos de los hospitales provinciales y de distrito me han dado una lección con lo mucho que hacen con tan poco. No disponen de tecnología de vanguardia ni acceso a la formación ni entrenamiento como nosotros, pero tratan muchos casos muy diferentes y complicados cada día. Estoy segura de que sus experiencias se asemejan a las de nuestros propios médicos rurales y de zonas remotas. También me llamó la atención la proporción entre hombres y mujeres a los que estábamos enseñando. Todos los delegados del equipo Dundgovi y el 60 % de los del equipo Khovd son mujeres. Me impresionó y emocionó ver a tantas mujeres en puestos de responsabilidad trabajando con empeño para mejorar la salud y el bienestar de su país. 
De nuevo, me gustaría agradecer a SonoSite su generosidad al prestarme un equipo para este viaje.  También me gustaría expresar mi más sincero agradecimiento al equipo de Ultrasound Training Solutions por su generosa contribución, sin la cual mi paso por Mongolia no habría sido posible. Confío que este sea el primero de muchos viajes y espero ver cómo evolucionan las cosas en los próximos años".

 

Ingrid Yuile

 

Ingrid Yuile, formadora acreditada en ecografía y médica ecografista con siete años de experiencia en exploración ecográfica en hospitales y clínicas privadas de todo el país, siempre ha participado en la formación de los ecografistas inexpertos en el lugar de trabajo. Ingrid se incorpora a nuestros equipos a tiempo parcial para poder seguir con su práctica clínica como ecografista general. La principal área de interés de Ingrid es la imagenología musculoesquelética, dado que cuenta con experiencia en la ciencia en el deporte y el ejercicio físico.

 
Compartir